Me recibí de contador. ¿Y ahora qué hago?

artículosEmprendedores

Alegría al recibirse e incertidumbre laboral. ¿Te arrepentís de lo que estudiaste?. Consejos para los que recién están empezando en la profesión.

Última materia de contador y depresión post universidad

Luego de muchos años de estudios llegamos al final de la carrera, una alegría y un alivio inmenso nos invade al momento de rendir esa última materia. Ahora sí decimos, ahora sí soy libre!... basta de stress por parciales, "bochazos" y falta de vida social. Ahora sí recibido, con título en mano, puedo tener un mejor trabajo, puedo dedicarme a lo que me gusta.

Finalizada la carrera, algunos habrán tenido la posibilidad de trabajar en algún estudio contable, aprender contabilidad en alguna empresa o simplemente haber visto que hace un contador público.

Nuestra profesión es muy amplia, nos permite trabajar tanto en el ámbito privado, como en el público, en forma independiente o también desde el lado de la enseñanza, por solo nombrar algunos de los ámbitos laborales.

Muchos chicos recién recibidos están como deprimidos con la carrera que eligieron. Y esto es así por la la sociedad en la que vivimos, en la cual se busca la satisfacción inmediata siempre. Si tengo una duda entonces lo busco en Google, si tengo hambre pido un delivery, todo es rápido y sin mayor esfuerzo.

En el ámbito profesional esto es muy distinto. Pasamos 4 o más años estudiando una carrera, otros tantos especializándonos y toda la vida en capacitación constante. Si una profesión lleva tiempo, armar un estudio independientemente lleva más tiempo. No hay que deprimirse, ni darse por vencido, esto le pasa a todos y en todos los tiempos.

No es culpa ni del gobierno, ni de los Consejos Profesionales, ni de los Colegios, ni del país. Cada uno es responsable de su destino.

Tenés que pasar a la acción y ver que tareas podés hacer para destacarte hoy por sobre el resto. Entregar ese valor agregado al cliente (ya sea trabajando en una empresa o en forma independiente), es lo que hará la diferencia como profesional.

Contador independiente: cómo adquirir experiencia.

Me gustaría hacer hincapié en la profesión independiente, ya que quizás sea la que más tiempo nos va a llevar desarrollar.

Si no tuviste oportunidad de hacer prácticas durante tu época de estudiante (tener contacto con el día a día del trabajo de un contador), ¡no te desanimes!. Como a todos seguramente, te habrá pasado que cuando te recibiste, sentiste que no sabías nada del trabajo real, ya que es poco y nada lo que vemos en nuestra carrera sobre la práctica real laboral.

Nunca es tarde para aprender y no está mal pedir ayuda. Debemos ganar práctica en la profesión y sobretodo confianza, para poder hacer lo que queremos. La experiencia es clave en esta profesión.

La experiencia no se obtiene de un día para el otro, hay que trabajar y ponerse en acción. Rodearte de expertos, preguntar y ser curioso del trabajo, participar en foros de profesionales, trabajar con un contador que sirva de mentor y guía y hasta brindar servicios a familiares y amigos, pueden hacer que aumente tu confianza y tus conocimientos.

Confía en tí. Si no esperas cosas de ti mismo es imposible que puedas hacerlas.

La confianza en uno mismo y el manejo de las situaciones de presión, que nos ponen a prueba y nos hacen salir de nuestra zona de confort, nos preparan para enfrentarnos a similares situaciones futuras.

La confianza viene del conocimiento y la experiencia, por eso siempre hay que estar actualizado y no limitarse sólo a los negocios y normas locales, ya que cada vez son más los clientes que eligen trabajar desde Argentina, con recursos de otros paises, sin necesidad de trasladarse. Desde Argentina podemos formar sociedades en todo el mundo y debemos ser nosotros como contadores, los que le brindemos opciones a los clientes.

Un cliente conforme, nos recomienda y hace que lleguen más clientes, lo que nos da más confianza para saber que vamos por el camino correcto.

Es fundamental también expresarnos con claridad. Hay que tener en cuenta el destinatario de la información y adaptar al mismo el lenguaje técnico que muchas veces no se entiende.

Tener confianza en uno mismo y transmitir confianza a los clientes también es importante, porque el contador recibirá información confidencial que deberá resguardar y administrar con sumo cuidado.

Cambia todo cambia. ¡Acostúmbrate!

Tampoco debemos olvidarnos que todo cambia y que no podemos saber todo. Es muy importante estar actualizado, ya sea con cursos, conferencias, postgrados y sobretodo una lectura diaria de las novedades de nuestra especialización.

Recordá que es más importante saber dónde buscar o a quién preguntar en esta nueva etapa, que tener todo el conocimiento en nuestra cabeza.


Evelyn Lorena Muriel
Contadora Pública


Entradas relacionadas